Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

La glorieta de la Paz, en una encrucijada

El sábado pasado una manta cubrió la glorieta de la Paz en la prolongación del Paseo de Montejo. Decía: "Todos somos vecinos". Se trataba de subrayar el carácter ciudadano de la manifestación de cientos de personas que desafiaron la copiosa lluvia que caía a esa hora. Pero también significaba algo más allá de la colonia México, del Circuito Colonias y sus grandes árboles; era la expresión de que todos los habitantes de Mérida compartimos un espacio y un tiempo únicos, que hace que lo bueno que sucede sea para todos y que las malas decisiones de hoy afecten la convivencia y la calidad de vida de todos. El "movimiento de la glorieta de la Paz", como lo podemos bautizar, es asimismo una expresión que involucra al conjunto social yucateco. Creo que este rechazo a la pretensión de las autoridades de construir la obra del "paso deprimido" se hubiera manifestado cualquiera que fuese el origen partidista del Ayuntamiento. Si es el PAN o si es el PRI, para los c

La combi blanca. Comunicación y Liderazgo

Dulce María Sauri Riancho ¿En qué se parecen las maestras inconformes con los cambios geográficos de sus plazas y los locatarios del mercado de Chuburná? ¿Cuál es la semejanza entre los consejeros de la Fundación Produce y quienes se oponen al "paso deprimido" que se pretende construir en la Prolongación de Montejo? Su denominador común es que todos ellos se han manifestado contra la forma como ejercen las autoridades sus funciones: las maestras, por las decisiones poco claras y las "sorpresas" de quienes lograron acercarse a Mérida; los locatarios, por los inspectores de Mercados que no han frenado el ambulantaje que mengua su clientela y favorece la informalidad. La Fundación Produce no puede retomar sus actividades de fomento a la investigación y apoyo tecnológico a los productores del campo por el afán enfermizo de los funcionarios estatales de intervenir en su vida interna. Y el túnel de la glorieta de Montejo parece que será excavado por el bulldozer de la ce

Los costos de la incapacidad política

Certificación sanitaria en riesgo Dulce María Sauri Riancho Desde su inicio, el actual gobierno del Estado vivió una situación política inédita, nunca antes experimentada por administración alguna: el gobierno federal en poder de Acción Nacional y el de la entidad, recuperado por el PRI. Es cierto que los últimos meses de la gestión de Víctor Cervera coincidieron con los primeros seis de Vicente Fox, pero la administración de Ivonne Ortega comenzó (el 1 de agosto de 2007) cuando ya gobernaba el presidente y concluirá (el 1 de octubre de 2012) antes de que Felipe Calderón concluya su mandato, el 1 de diciembre de ese año. Las relaciones entre los gobiernos estatales y el Ejecutivo federal experimentaron un cambio profundo a partir de 1997, cuando se creó el "Ramo 33" en el Presupuesto de Egresos de la federación, por el cual las administraciones estatales reciben por ley un importante flujo de recursos económicos. Además, desde 2001 los gobernadores de todos

Con visión de futuro. Empresarios y gobierno

Dulce María Sauri Riancho Invitada por un grupo de empresarios, hace unos días participé en un interesante ejercicio de reflexión colectiva sobre la relación entre gobernantes y las organizaciones empresariales. A partir de las experiencias vividas por gobernadores en su trato con los dirigentes, esta organización empresarial busca alentar una relación con las autoridades que le dé buenos resultados a sus agremiados y contribuya a una eficaz acción de gobierno. Me puse entonces a hurgar en el cajón de mis recuerdos. Se trataba de comunicar mis sentimientos y percepciones sobre actos que ocurrieron hace casi 20 años, en una sociedad y con una organización política diferente a la que actualmente nos rige. Decidí elegir algunos sucesos para ilustrar de manera concreta el punto que a mi juicio es fundamental: mantener el diálogo, aunque haya diferencias, incluso intereses encontrados. Éste es uno de los casos que elegí. En diciembre de 1991 envié una iniciativa al Congr

Ocurrencias y modernidad. Túneles y glorietas

Dulce María Sauri Riancho Como muchos meridanos, todos los días rodeo la fuente del cruce del Circuito Colonias con la Prolongación de Paseo de Montejo. Disfruto los cambios estacionales de su decorado, las flores de su jardinería y —hasta hace algunos años— los baños accidentales del vigoroso chorro de agua cuando el aire lo esparcía contra los vidrios o por las ventanas abiertas del coche. En enero de este año, la glorieta se vistió de blanco para celebrar la declaratoria que hizo de Mérida la “Ciudad de la Paz”. Terminaron las fiestas y comenzó su reconstrucción con un costo que, según leí, ascendía a dos millones de pesos. De pronto se hizo el anuncio de que en ese mismo punto se construiría el primer “paso deprimido” o túnel para agilizar el tránsito vehicular. ¿Qué pasó entre febrero y los últimos días de abril que llevó a la presidenta municipal a proponer una obra “de importancia estratégica”, destruyendo lo que todavía no se inauguraba? El tráns