Entradas

Desigualdad social. De cara al 1 de julio

Imagen
Dulce María Sauri Riancho Ocho horas de diferencia entre los husos horarios de México y Moscú dan una tregua cotidiana a nuestros afanes futbolísticos. En las elecciones no habrá tiempos extra. Todo habrá de resolverse en las urnas el primer domingo de julio. Démonos pues un espacio para continuar con el ejercicio de reflexión sobre nuestro voto, cuyo sentido habrá de marcar seis años del resto de nuestra vida.
Doy por sentado que el principal problema del país se llama corrupción, asociada a la impunidad que impide su castigo. Sin menoscabar su gravedad, al igual que la inseguridad son problemas coyunturales que requerirán acciones inmediatas de los ejecutivos federal y estatal, así como de quienes integren las próximas legislaturas. A mi juicio, el principal reto que enfrenta México es la profunda desigualdad en las oportunidades para ejercer plenamente los derechos que nos corresponden como humanos, integrantes de una sociedad. Va más allá de la situación de pobreza, que es su rostro…

Tercer debate presidencial. Acerca de fenicios y clavos ardientes…

Imagen
Dulce María Sauri Riancho En nuestra tierra tuvo lugar el tercero y último debate presidencial. Los seis temas elegidos para Mérida fueron los más cercanos a la mayoría de la gente: Crecimiento económico; Pobreza y desigualdad; Educación; Ciencia y Tecnología; Salud; Desarrollo sustentable y Cambio climático. Tener empleo seguro y mejor pagado; educar mejor a nuestros hijos; proteger a la población en casos de desastre, etcétera, preocupaciones de la ciudadanía que motivaron el envío de más de 11 mil preguntas a través de las redes sociales. Los tres moderadores las expresaron en un intercambio que, a mi juicio, se acercó un poco más a lo que deberá ser algún día un verdadero debate. No voy a regresar al intercambio de acusaciones que llevó al llamativo “Se dan con todo” del Diario de ayer. Más bien quiero centrarme en las propuestas, que las hubo, y muy particularmente en las indefiniciones sobre aspectos fundamentales, como los recursos necesarios para llevarlas a cabo. ¿De dónde sald…

Anatomía política: Hígado, corazón y cerebro

Imagen
Dulce María Sauri Riancho Es difícil permanecer abstraídos de lo que sucede en un ambiente cargado de sentimientos y percepciones sobre el futuro próximo, el que finalmente se develará el próximo 1 de julio.
¿Quién ganará la presidencia, la gubernatura de Yucatán, la alcaldía del municipio donde vivimos? En medio de esta cacofonía, se abre paso la conciencia de que nadie debiera permanecer ajen@ a las contiendas electorales. En estas fechas, la cuestión rebasa el interés de los científicos sociales y politólogos, para llegar hasta las sobremesas familiares o a las tertulias entre amigos.
“¿Por qué vas a votar por fulano o por zutana?”. “¿Has medido las consecuencias?”; “¿Tienes preparado el pasaporte?”. “¿Eres lacayo de la mafia del poder?”, etcétera, etcétera. Hay para los cuatro candidatos, a favor o en contra. Existen numerosos intentos de explicar la fuente de la decisión personal que se manifestará cruzando la boleta por un/a candidatura. Hago mi intento de aportar al análisis de lo…

¿Futuro o pasado? Dos proyectos enfrentados

Imagen
Dulce María Sauri Riancho Un debate oculto subyace en la campaña electoral. Se trata de la opción entre pasado y futuro. Los votantes decidirán entre ir hacia adelante o caminar hacia atrás. No es una exageración producto del calor de la contienda política, sino que refleja una realidad difícil de entender si no acudimos a los nuevos conceptos acuñados por pensadores y politólogos para explicar la conducta de la sociedad contemporánea. En este afán, emplearé tres de ellos, uno que data del siglo XV, utopía, y otros dos relativamente recientes: oxímoron y retrotopía. Estamos más familiarizados con el primero, Utopía, que se refiere a una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía, con un sistema de gobierno acorde con ese ideal. “Utopía” es sinónimo de perfección y objetivos inalcanzables.
Retrotopía no es una palabra trabalenguas. Es un concepto acuñado por el sociólogo Zygmunt Bauman —recientemente fallecido— para explicar el encantamiento de amplios sec…

Debates Presidenciales: Manos cortadas y carteras

Imagen
Dulce María Sauri Riancho Segundo debate presidencial. El ocio dominguero y la final de la liga MX de fútbol conspiraron para que sólo los más fieles y politizados se mantuvieran despiertos hasta las 11:30 de la noche para presenciar el debate entre los cuatro candidatos. Desde Tijuana, Baja California, se ensayó un novedoso formato en que se dio voz a seis ciudadanos (tres mujeres, tres hombres), seleccionados entre aquellos que aún no tienen definida su preferencia electoral, quienes formularían preguntas sobre tres temas relacionados con el papel de México en el mundo: comercio exterior, seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional y derechos de la población migrante. Dos conductores se encargaron de agilizar las respuestas. Vi dos veces el evento, tratando de encontrar los aspectos más relevantes de las propuestas presentadas para comentarlas con ustedes. Tarea difícil, pues otra vez dominaron los lugares comunes y las descalificaciones más o menos ingeniosas que se dirig…

Encuestas electorales: visitas y robots

Imagen
Dulce María Sauri Riancho ¿Vale la pena quebrarse la cabeza para tratar de comprender el alcance de las encuestas electorales? Mi respuesta es un categórico Sí. No importa que seamos alérgicos a las matemáticas y a los números, ya que los pronósticos de resultados electorales tienden a considerarse como verdad revelada por el dios de la Estadística. No importa que estos oráculos modernos se hayan equivocado estrepitosamente en Estados Unidos, Reino Unido o Colombia. Usemos el razonamiento y la información para hurgar en las entrañas de las cifras que dan como ganador inevitable a López Obrador. Las encuestas son como una especie de análisis de sangre. Para conocer cuántos glóbulos rojos y leucocitos tenemos en nuestro torrente sanguíneo, se toma una pequeña muestra en una arteria, se estudia en el microscopio y se dan los resultados para llevar a la consulta. En el caso de las tendencias electorales, se toma una parte de los más de 86 millones de electores del país o del millón y medio …

Eternidad de las palabras. Responsabilidad en campañas

Imagen
Dulce María Sauri Riancho Decir algo que quedara registrado por siempre parecía una responsabilidad reservada a los legisladores federales. Cada una de sus intervenciones en tribuna es transcrita y se guarda en el Diario de los Debates desde 1916, hace más de 100 años. Ahora, no sólo la tribuna camaral es fuente de memoria, sino que existe una especie de “diario de los debates” social, en el que también se graban y permanecen dichos y expresiones de diversos personajes públicos, incluyendo a las y los políticos en campaña. A diferencia de antes, ahora a las palabras ya no se las lleva el viento. Al final de la segunda década del nuevo milenio tenemos que admitir este enorme cambio en la convivencia colectiva. Decir algo en las redes sociales, hacer un vídeo casero o dar una entrevista en un programa de radio, por ejemplo, deja huella indeleble en la famosa “nube”, donde se guardan voz, imágenes y datos de millones de personas. Esta aparente eternidad de las palabras impacta decididamen…