miércoles, 20 de septiembre de 2017

Novedades electorales: independientes y otras más

Dulce María Sauri Riancho
Más novedades nos depara la elección de 2018. He comentado en este espacio la aplicación por primera vez de la reelección consecutiva de diputados locales y ayuntamientos, así como la paridad de género en estas candidaturas. Hoy trataré tres cuestiones que, considero, no se les brinda todavía la atención necesaria. Se trata de que por vez primera los yucatecos en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos, podrán votar para elegir al próximo gobernador del estado. También tendremos la opción de candidaturas independientes, incluyendo el cargo de gobernador. La tercera novedad es que las autoridades electorales federales y locales (INE e Iepac) se pusieron de acuerdo para diseñar un calendario único que permita una mejor organización de esta complejísima elección.

El Instituto Nacional Electoral (INE) está realizando una intensa campaña entre los mexicanos residentes fuera del territorio nacional. Se ha flexibilizado el trámite para la obtención o reposición de la credencial de elector con fotografía y se han abierto los registros en embajadas y consulados, estos últimos muy importantes en los Estados Unidos donde vive la mayoría de los paisanos migrantes. Desde 2006 se puede votar desde el extranjero para la elección federal, pero los yucatecos que radican, por ejemplo, en California, ahora lo podrán hacer para elegir gobernador.

Yucatán fue el primer estado de la república que legisló sobre candidaturas independientes en 2006. Bajo esta normativa fue electo el alcalde de Yobaín en 2007. Pero la reforma electoral federal de ese año, por un error en la redacción del artículo 116 constitucional, prohibió las postulaciones fuera de los partidos políticos. La falla se enmendó en 2014, por lo que en 2015 hubo candidaturas independientes en las elecciones locales, aunque ninguna culminó con el triunfo.

Vale la pena detenerse en los requisitos que tendrán que cumplir los ciudadanos que aspiren a ser diputado/as o presidenta/es municipales sin la intervención de algún partido. También es posible postularse por esta vía para la gubernatura del estado. El día de hoy, de acuerdo con el calendario del Iepac, deberá aparecer la convocatoria a los interesado/as en ser candidatos independientes, quienes tendrán hasta el 13 de noviembre para notificarle oficialmente al Instituto Electoral su pretensión. Una vez que el Iepac les dé el visto bueno, el 1 de diciembre, los aspirantes registrados podrán iniciar la recolección de los apoyos ciudadanos necesarios para su registro formal como precandidatos. Tendrán dos meses —del 8 de diciembre al 6 de febrero del año entrante— para recolectar las firmas de apoyo. Si todo estuvo en orden, el 28 de marzo recibirán la autorización para iniciar su trabajo proselitista.

Parece fácil participar sin partido político que respalde una candidatura, pero en realidad no lo es. Veamos. En el transcurso de dos meses para conseguir firmas, las y los aspirantes independientes deberán convencer al 2% del listado nominal del estado (alrededor de 30 mil personas) para que apoyen su pretensión, si quieren la candidatura al gobierno del Estado. Otro requisito es que se debe alcanzar esa cifra en 54 municipios, cuando menos. Las candidaturas a diputados requieren el 5% de los ciudadanos inscritos en el padrón distrital, distribuidos en al menos, la mitad de sus secciones electorales, cada una de ellas con el 1% de los electores inscritos. Imagínense a un aspirante en alguno de los municipios pequeños de Yucatán, que tienen que juntar al 15% de los ciudadanos inscritos. O si son municipios más grandes, con 11 regidores (Valladolid, Tizimín, Umán, Kanasín, por ejemplo), necesitan recabar el 10%. El caso de Mérida es único, pues a quien pretenda llegar al palacio municipal como independiente, le pedirán el 2% del padrón, distribuido en la mitad de sus 470 secciones electorales. Ya veremos cuántos hombres y mujeres asumen el reto de ser candidatos independientes en la próxima elección. Parece que el ánimo febril que acompañó esta modalidad de candidaturas ciudadanas en 2015 se ha resfriado bastante, tanto por los obstáculos materiales, como por los magros resultados de quienes llegaron a sus cargos por esta vía, con la notable excepción del diputado Pedro Kumamoto, de Jalisco.

La tercera novedad es la concurrencia de comicios estatales y federales en prácticamente todo el país. En 30 entidades se elegirán diputados, presidencias municipales, y en nueve de ellas, incluyendo Yucatán, gobernador@. Hay una fecha común para iniciar las precampañas, el 14 de diciembre y para concluirlas el 11 de febrero. En Yucatán, todas las campañas –gobernador, diputados, ayuntamientos- iniciarán y concluirán las mismas fechas: del 30 de marzo, por cierto, Viernes Santo, al 27 de junio: tres largos meses. La concurrencia de fechas tiene efectos también en las precampañas de los partidos políticos. No será fácil cambiarse de partido cuando no se logre una candidatura, pues los partidos tienen la obligación de registrar método de postulación y precandidatos participantes, todos al mismo tiempo. Tampoco la vía independiente será alternativa para los posibles “despechados”. Simplemente, las fechas no coinciden. Ya se fijaron los topes de gastos de precampaña, tan bajos en la mayoría de los casos, que llaman abiertamente a la simulación.


Habrá ocasión de comentar sobre los procesos internos de los partidos políticos en Yucatán, de los posibles escenarios si se consolida el llamado “Frente Ciudadano” y del potencial impacto de las candidaturas presidenciales sobre las posibilidades de triunfo de los distintos partidos en Yucatán. Como ciudadanos, hay que involucrarnos en el próximo proceso electoral. Es demasiado importante para dejárselo sólo a los políticos profesionales. ¿No cree usted?— Mérida, Yucatán.