miércoles, 2 de diciembre de 2015

Encuestas tempranas. Hacia la presidencia de la república

Noviembre fue un mes de agitación política, incluso en estados que, como Yucatán, no tendrán procesos electorales en el muy movido 2016. La presentación del libro autobiográfico de la ex gobernadora Ivonne Ortega coincidió en tiempo con la publicación de una primera encuesta donde aparece entre los posibles candidatos a la presidencia de la república, para gozo de unos cuantos y preocupación de muchos yucatecos.

Consulta-Mitofsky es una empresa de estudios demoscópicos dedicada al estudio de las opiniones, tendencias y comportamiento de las personas a través de sondeos o encuestas. En esta ocasión entró de lleno al juego, al indagar sobre las posibles candidaturas de cuatro partidos políticos y de un independiente para 2018. Antes de iniciar el análisis de los resultados obtenidos en los cuestionarios aplicados a mil personas en sus domicilios, vale la pena detenerse en dos preguntas que incluyó la consulta. La primera se refiere a los problemas más sentidos en el país y en lo personal. Las respuestas son distintas para uno y otro, pues la mayoría consideró a la inseguridad como el principal problema de México, en tanto que la economía lo es en la esfera familiar. Otras respuestas muy reveladoras se obtuvieron cuando se solicitó a los encuestados que mencionaran libremente, sin ayuda de ninguna especie, qué políticos de México “le caen bien”. Sólo López Obrador obtuvo más del 10% de las menciones (15.4%), en tanto que los demás, incluyendo al presidente Peña Nieto, alcanzaron cifras sensiblemente menores. Por cierto, no aparecieron en la memoria de los ciudadanos ni Manlio Fabio Beltrones, Ivonne Ortega y José Antonio Meade, considerados en la encuesta como “presidenciables”.

Antes de preguntar sobre personas, Mitofsky inquiere acerca de la intención de voto para la presidencia de la república por partido político. El PRI alcanza la cifra más alta (20.8%), seguido del PAN (14.2%), PRD (11.7%), Morena (8.8%). Los independientes obtienen el 4.7%. A estas lejanas alturas, ganan los indefinidos o quienes rechazan a todos, con el 36.6% de las respuestas. Como veremos más adelante, ninguno de los “presidenciables” rebasa la intención de voto a favor de su partido, excepto Andrés Manuel López Obrador.

Los 12 “escenarios electorales” combinan a los 11 personajes políticos, nueve hombres y dos mujeres. Vale la pena destacar que las cifras que alcanzaron todos los candidatos considerados son bajas y las diferencias poco significativas, lo que demuestra la inexistencia de una opción que a estas alturas aglutine un número elevado de simpatizantes. Veamos los resultados.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, resultó el mejor posicionado de los priístas. Él, el secretario de Hacienda Luis Videgaray y el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, se imponen a López Obrador, aunque por diferencias mínimas. En cambio, Manlio Fabio Beltrones, Ivonne Ortega y José Antonio Meade resultarían derrotados por el representante de Morena.

En cuanto al PAN, Margarita Zavala rebasa ligeramente en dos escenarios la intención de voto a favor de su partido. Su mejor desempeño lo alcanza en el escenario 7, que gana Miguel Ángel Osorio Chong. Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, apenas obtiene el 11% de las simpatías. Como candidato del PRD, la encuesta sólo presenta a Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del Distrito Federal, por lo que aparece en todos los escenarios con porcentajes que fluctúan entre 10.4% y 12.1%, su mejor desempeño, aunque resulta derrotado por López Obrador, con el 17.1% de las preferencias. Este último, probable abanderado de Morena, se impone en seis de los 12 escenarios electorales, aunque —subrayo— con diferencias mínimas. Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, gobernador de Nuevo León, que aparece como el candidato independiente en la encuesta de Mitofsky, alcanza alrededor del 6-7% de intención de voto.

Los estudios de opinión pública sobre aspirantes a la candidatura presidencial han desplazado a la especulación periodística que llegó a ser parte del proceso de postulación del candidato del PRI. En la segunda década del siglo XXI, la especulación toma nombre de encuesta y le imprime cierta legitimidad proveniente de la estadística. Sin embargo, los sesgos están presentes desde el primer momento. Por ejemplo, ¿por qué no figuró Gustavo Madero entre los personajes del PAN? ¿Y Josefina Vázquez Mota? ¿Cuidan a Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública? ¿Por qué no se preguntó por otras destacadas mujeres del PRI, como la secretaria general del CEN, Carolina Monroy, o la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, más cuando en la reciente sesión del Consejo Político se estableció la paridad como norma? Por cierto, vale la pena revisar el spot promocional que dice “Estoy lista para dirigir esta nación”: https://www.youtube.com/watch?v=4-rKeN2wVLc&feature=youtu.be.

Es difícil opinar sobre el PRD. Su aspirante más visible, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, no es militante y ha deslizado la posibilidad de figurar en la boleta de 2018 como candidato independiente. Y en este grupo también hay limitaciones. Me hubiera gustado ver en las boletas de “Consulta-Mitofsky” a Enrique Alfaro, nuevo presidente municipal de Guadalajara, como una opción frente al partido que lo postuló y que hizo ganar en Jalisco el pasado junio. En cuanto a Morena, las cifras pueden reflejar un problema frente a un candidato muy conocido por los electores, pero que ya tienen opinión formada sobre su desempeño, lo que dejaría poco margen por ganar en otra campaña electoral.


Apenas comienza la cosecha de la especulación hacia 2018. Que la diversión no nos haga olvidar la importancia de una elección informada, que exorcice los fantasmas de la mercadotecnia y las encuestas a modo.— Mérida, Yucatán.