jueves, 8 de diciembre de 2011

Políticos-escritores: una oportunidad. Leerlos vale la pena

Dulce María Sauri Riancho

Dos hechos recientes hicieron que la opinión pública yucateca prestara atención al tema de los libros y los políticos. Primero, la presentación del libro "Democracia Republicana. Ni Estado ni mercado: una alternativa ciudadana", que realizó el ex presidente Carlos Salinas de Gortari en la Uady ante el rector y el Consejo Universitario en pleno, que dio lugar al rechazo de un grupo de universitarios por su presencia en la sede de nuestra máxima casa de estudios.

El otro acontecimiento que recibió amplia difusión en la prensa escrita y en las redes sociales fue la serie de errores que cometió Enrique Peña Nieto en la conferencia de prensa que ofreció en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, la más importante de América Latina. Peña Nieto había acudido a presentar su obra: "México: la gran esperanza. Un Estado eficaz para una democracia de resultados". Varios ex presidentes de México han sido autores de obras que defienden o dan versión de su administración. Como José López Portillo con su más conocido "Mis tiempos" de 1988, aunque todavía en vísperas de su muerte (2004) dio a conocer un conjunto de ensayos, "El súper PRI" (2002).

La gran ventaja de que haya políticos que escriben libros estriba en que se puede conocer su pensamiento, sus opiniones y puntos de vista plasmados en las numerosas hojas de esos libros. La limitación está en que su producción literaria se genera, en su enorme mayoría, a posteriori, cuando han concluido sus encargos.

Resulta buena noticia constatar que la elaboración y publicación de libros está adquiriendo "carta de naturalización" entre los políticos, en particular entre los precandidatos a la Presidencia de la República para el cada vez más próximo 2012. Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota habían publicado previamente: López Obrador, un total de 10 diferentes títulos, el primero de los cuales se editó en 1986: "Los primeros pasos: Tabasco, 1810-1867"; y Vázquez Mota, con el libro de autoayuda "Dios mío, hazme viuda, por favor". En cambio, es la primera incursión en el mundo editorial para Enrique Peña Nieto. Los tres personajes han presentado recientemente sendas publicaciones vinculadas a su aspiración de gobernar a México, en las cuales plasman su visión sobre los problemas del país y sus propuestas de solución.

López Obrador publicó en 2010 "La mafia que se adueñó de México... y el 2012". En sus cuatro apartados denuncia "El saqueo", la "Corrupción y pobreza" que se han adueñado del país; señala su aportación en "La resistencia y el peregrinar por el país" y presenta su propuesta para superar la desigualdad y la marginación en que vive la mayoría de los mexicanos.

Josefina Vázquez Mota suma a su singularidad de mujer con posibilidades de ser postulada a la presidencia por un partido competitivo (en este caso, el PAN que está en el gobierno) su visión y empeño para entrevistar a 22 personajes de la vida política y económica internacional, y que son la materia prima del libro "Nuestra oportunidad. Un México para todos". A partir de los planteamientos de los entrevistados y los comentarios de la autora, pretende "... contribuir a un debate con mayor riqueza..." que genere los liderazgos políticos indispensables para darle rumbo al cambio.

El libro de Enrique Peña Nieto está dividido en ocho capítulos y una introducción, donde plantea las medidas a su juicio necesarias para que "... los derechos pasen del papel a la práctica... el país crezca conforme a su verdadero potencial económico (... y para...) Recuperar nuestro liderazgo como potencia emergente...". Ningún aspirante o candidato del PRI había arriesgado previamente a su postulación una propuesta programática. Que sea Peña Nieto, su virtual candidato a la Presidencia de la República, el primero le confiere un gran peso político a este hecho, aun con la salvedad de que "... no es una oferta de gobierno sino un conjunto de ideas para el futuro del país...". Sería, sin lugar a dudas, el hilo conductor de su gobierno si obtiene la victoria electoral en 2012.

¡Qué bueno que escriban libros, que debatan y presenten propuestas! Si es mercadotecnia para fraguar una imagen, poco importa. Si en algún caso, es su "Ghost Writer" o "escritor fantasma" quien en realidad lo haya formulado, lo que dicen y critican, lo que adelantan o plantean, es responsabilidad de cada uno de ellos.

Me uno al llamado que Freddy Espadas formuló en estas páginas para que, cuando menos, estos tres políticos-escritores presenten sus obras en la Uady ante el rector y el Consejo Universitario con las puertas abiertas a todos los ciudadanos que quieran enterarse y participar. Representan a las tres fuerzas políticas más importantes; sus trabajos son serios, publicados por destacadas editoriales (Aguilar, Random Mondadori, Grijalbo). Sería una invitación intachable y que contribuiría sin duda a sustraer a la política de la banalidad y de la mercadotecnia, aunque fuera por un rato.- Mérida, Yucatán. TW: @DulceSauri