Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Plan Estatal de Desarrollo

Dulce María Sauri Riancho
El pasado martes 26 el gobernador Rolando Zapata hizo entrega del Plan Estatal de Desarrollo 2012-2018 al pueblo y a las autoridades yucatecas. Estuve en la presentación. Me gustó su sobriedad, aun cuando fue un evento de concurrencia numerosa. Extrañamos al alcalde de Mérida, en esos momentos en una sesión de Cabildo. Y no tuve que esperar más que llegar a mi computadora para ingresar a la página del gobierno del Estado y “bajar” el voluminoso documento del Plan para conocerlo y empezar a estudiarlo. Yucatán es una entidad con índices inferiores a la media en casi todas las estadísticas nacionales. No somos los últimos, pero estamos muy lejos de los estados con mejores desempeños en su economía, educación, salud, por citar unos cuantos y fundamentales rubros. Apreciamos, ni duda cabe, ser percibidos como un estado seguro, en un ambiente de violencia que lamentablemente se ha apoderado de otras partes del país. Pero no es suficiente para garantizar el bienest…

Urgente calidad de vida

Dulce María Sauri Riancho

Para incrementar la participación ciudadana en la formulación del Plan Yucatán 2012-2018, los responsables gubernamentales han dispuesto de diversos mecanismos de comunicación. Entre ellos destaca la Encuesta de Participación Ciudadana (http://www.planyucatan.org/encuesta.html), que permite formular opiniones sobre las prioridades que el gobierno del Estado debería asignar a los distintos asuntos de interés público. Como otros yucatecos, el domingo pasado procedí a responder la encuesta desde el portal que proporciona el Diario de Yucatán. Además de dar mis opiniones en general, quería expresarme en torno a dos cuestiones que en particular me preocupan: al tipo de desarrollo urbano de Mérida y a la atención de los niños de kínder en el marco del anunciado impulso a la jornada escolar de tiempo completo. Como ninguno de los apartados de la encuesta se abre espacio para verter estas inquietudes es que decidí compartirlas con ustedes, amigos lectores, y enviarla…

La reforma a las telecomunicaciones, siete años después.

Dulce María Sauri Eran las 3:39 de la mañana del 29 de marzo de 2006 cuando se levantó la sesión del Senado de la República después de haber debatido ininterrumpidamente más de 15 horas. El asunto lo ameritaba, pues se trataba de una reforma a las leyes de radio y televisión y telecomunicaciones, que afectaba la propiedad de la nación, es decir, de todos los mexicanos, sobre el espectro radioeléctrico. Allá, en el espacio aéreo, donde se entrecruzan las señales que nos permiten escuchar la radio, ver la televisión, usar el teléfono celular, la radiocomunicación o el internet, se pretendía acaparar más para unas cuantas grandes empresas. La discusión se daba en el marco de la campaña electoral para elegir al presidente de la república 2006-2012. Sin duda alguna eso determinó que ningún partido político se hubiera arriesgado en la Cámara de Diputados a confrontar poderosos intereses televisivos que podían sacar a sus candidatos del aire, por lo que las reformas fueron aprobadas por unani…

A propósito del Papa Francisco, una imagen con Juan Pablo II

Imagen

Sinfonía “Mover a México”

Dulce María Sauri Riancho Reconstrucción del poder presidencial Varios acontecimientos de los últimos días me obligan a postergar mis comentarios sobre el desarrollo urbano de Mérida, tal como comprometí la semana pasada. Las causas han sido la detención de la maestra Elba Esther Gordillo y los resultados de la XXI Asamblea del PRI. Son eventos acreedores de análisis por separado, pero si los unimos encontraremos la partitura de la reconstrucción orquestada del poder presidencial. Durante 12 años pocos avances tuvimos en materia de reformas políticas. Lo que sí aconteció fue el deterioro de la figura presidencial y el abierto crecimiento de los llamados “poderes fácticos” que, sin mayor contrapeso, pudieron actuar de acuerdo con sus particulares intereses. Se estableció una correlación perversa: mientras más débil está el presidente, ellos, los poderes fácticos, están más fuertes y capaces de imponerse al conjunto de la sociedad. Esta situación no podía continuar. Así fue percibido por…